“Nunca me ha gustado la palabra pureza”

 Bailaora que al principio no le echó cuentas a la cátedra que tenía en casa, que era única, y cimentó su personalidad bailaora en la rebeldía. Le salió bien y con los años, además, ha hecho compatible su estilo con cierto aroma de recuerdo a sus ancestros. Quedamos con Belén Maya (Nueva York, 1966) cerquita de Amor de Dios y echamos el desayuno hablando. Siempre es bueno saber qué hace y en qué piensa una primerísima figura del baile flamenco.

Texto: Pablo San Nicasio Ramos

Fotos: Luis Castilla

Teníamos ganas de entrevistarte. Antes, off the record, me decías que no sigues a los medios especializados

 “Paré cuando me hicieron unas críticas dañinas tras un espectáculo mío. Dos periodistas andaluces. Ahí dejé de seguir a los medios flamencos. Me insultaron, me dijeron que estaba loca, trastornada, que me faltaba un tornillo. Y sé que no son todos, pero me quedé con la sensación de que hiciera lo que hiciera no serviría de nada. Y no digo que no admita las críticas, sí, pero si no te gusta algo dices no me gusta por esto, esto y esto y todos felices, porque además eso me viene bien. Decir que no te gustó porque sí, no me vale. Rosalía, una periodista, hace tiempo me dijo que mi espectáculo no le había gustado por eso y lo otro, y chapeau porque cogí y aprendí cosas. Pero cuando dicen que si mi padre, madre, etc… y se meten en lo familiar me parece que no merecen por mi parte el más mínimo respeto.”

 Entonces lo de ser hija de, en tu caso, fue bueno pero también ha sido un arma arrojadiza

“No ha sido muy frecuente eso. En ese caso se meten en cosas personales y van a por ti sin ningún escrúpulo. Sobre todo en el sentido de que yo soy la traidora de mi padre, sin dejarme en paz. Es decir, ellos son los cancerberos del arte de mi padre pero cuando estaba vivo le daban una caña brutal, así que imagínate qué credibilidad tendrán para mí.”

Eso pasa también con Morente y otros, es un deporte muy español

“Y en el flamenco más aún.”

Me has dicho que estás de vacaciones y has venido por Amor de Dios, ¿por algo en especial?

“Bueno, para quedar contigo, es un sitio que me gusta y me trae buenos recuerdos. He venido también a ver a Israel Galván estos días, que actúa  en Madrid. Bueno, realmente no fue en Amor de Dios donde estudié, en este no, fue en el primer Amor de Dios.”

Que no Granada

“No, aunque estuve trabajando con mi padre en “La Chumbera”, todo hay que decirlo. Yo empecé tarde, a los dieciocho años y estuve un año como de prueba viendo si yo quería dedicarme al flamenco. Empecé estudiando con Azorín, María Magdalena, Manolete, Paco Fernández… pero clásico, palillos, ballet, jota… estuve un año así. Luego entré en la Escuela del Ballet Nacional de oyente y eso a mi familia le gustaba, porque era como ser funcionario, podías estar toda la vida. Pero sólo estuve unos meses y no sé cómo aguanté. Salí quemada, no había flamenco y estabas todo el día con las zapatillas y los palillos. Lo dejé y me fui a Sevilla, a “Los Gallos” y en la compañía de mi padre, en la última fila de todas.”

Ahí se aprende, la verdadera escuela, los tablaos

“Es verdad y siempre será así, porque se hace el flamenco más improvisado, tienes que bailar cada día por una cosa, te piden estilos diferentes, no ensayas, cada día un cantaor…aprendes una barbaridad. Estuve a la par tres años en la compañía de mi padre, que era mi jefe, pero no mi referencia…”

“Ahora he aceptado el legado de mi padre, y veo que tenía razón en muchas cosas que me decía. De más joven era muy rebelde. Me gustaba lo que hacía, pero para él, no para mí”

 chalaura-entrevistas-belen-maya-03

Con los años ¿eso ha sido bueno?

“Pues no lo sé. Quién sabe. Yo lo que sé es que ahora he aceptado el legado de mi padre, y veo que tenía razón en muchas cosas que me decía. De más joven era muy rebelde. Me gustaba lo que hacía, pero para él, no para mí. Yo me he criado con mi madre, he vivido en Estados Unidos. Ella me llevaba al ballet, a ver contemporáneo, cosas que normalmente los niños no ven. Así que cuando llegué al flamenco había visto muchas cosas que otros no habían vivido o visto. El flamenco no se podía tocar, era muy cerrado.”

Pero los contemporáneos y clásicos son también muy cerriles, o pueden llegar a serlo, ¿no?

 “Yo no entendía esa transmisión de siglos, no podía entender que no pudiera hacer determinadas cosas. Y con mi padre tuve broncas de aúpa. Porque encima a él le gustaba como bailaba y por eso sufría. Pero es que para mí era una cosa y para él otra.

La palabra pureza no me ha gustado nunca, me gusta más esencia. Israel Galván no es pureza aparentemente, pero ha hecho un universo que es suyo, y esa es su pureza, su sistema. Y es coherente y firme. Quién dice que eso no es pureza.”

 Volviendo a lo de los tablaos, y finalizando, estuviste en un montón

“Estuve en Japón y el público se dormía en el segundo pase, aquí también les pasa. Se trabaja de otra manera, te exigen mucho, no se entiende que tú seas un artista. Tienes que fichar, todos los días bailar igual. Fui dos veces, la primera a las órdenes de otra persona y la segunda vez como directora de mi grupo. Y había reuniones de trabajo y todo, como cualquier empresa. Luego he estado en Chinitas, la Morería, la Pacheca…

¿De qué depende el trato y el día a día en un tablao? Porque supongo que todos más o menos pedirán lo mismo.

“Del dueño. Si el dueño te respeta, le gusta lo que haces, pues mejor. Son experiencias duras pero que te forjan. Algunos espectadores comen y beben mientras te ven…”

¿Cuánto tiempo le das a un artista para que esté en un tablao? Y con eso le valdría…

“Depende de si estás empezando o no, si es así con un año ya es suficiente.”

Ahora estás con “Los Invitados”

 “Los Invitados” es un auténtico capricho, bailo con quien quiero y canta quien yo quiero. Son artistas que me encantan, ya trabajé con ellos y nada, ahora me junto con todos ellos. Y ahí además incluyo un homenaje a mi madre, donde Carmen Linares es el nexo perfecto. No obstante “Los Invitados” no siempre tiene el mismo elenco, hay un formato más pequeño, más económico.

Es un espectáculo que además hemos preparado estupendamente, por dos motivos: nos han dejado durante un mes el teatro de Lebrija, algo que es un lujo. Trabajar las transiciones, luces, apariciones… algo que nunca da tiempo a mirar, en esto sí se ha podido hacer. Y luego que ellos son grandes artistas y saben que están en un proyecto potente, que está este otro o aquella y lo dan todo. Eso es importantísimo. Eso y que trabajar con ellos es tranquilísimo. Es y será una gran experiencia para todos.

Yo nunca trabajo con gente que beba, ni que se drogue, ni que dé problemas.”

“Para el público parece que ese estereotipo de cantar borracho, drogado o tocado por los duendes es lo único que vale en el flamenco”

chalaura-entrevistas-belen-maya-02

Algo que a otros les parece muy flamenco y van a pensar que en el flamenco son todos iguales

“Soy pesimista en eso. Lo que vende es eso. Para el público parece que ese estereotipo de cantar borracho, drogado o tocado por los duendes es lo único que vale en el flamenco. Pasa también en el rock, ese malditismo del que se droga y se muere… parece que es lo que vende.”

Y está claro que eso está reñido con el rendimiento medianamente competente

“En el baile desde luego que sí. Pero para mucha gente el flamenco sigue siendo la noche, la fiesta… complicado. Eso es algo que yo no conozco.”

Y luego el divismo

“En la época de mis padres creo que había más divos, más superartistazos, ahora creo que no, eso se ha superado. Cuanto más trabajas menos divo eres.”

Vienes del TED, un encuentro de intelectuales de diferentes ramas, que hacen conferencias y demás

“Sí, me llamaron porque consideraban que yo era una innovadora en el flamenco. Me dijeron que fuera a hablar, pero lo mío no es eso y bailé una soleá extrañita, mía.”

 ¿Qué imagen del flamenco tenían los superintelectuales de allí?

“Se quedaron un poco extrañados, tenían una imagen un poco ambigua. Pero bueno, hay intelectuales que también van a ver a Israel Galván. En Estados Unidos me acuerdo que fueron a verle poetas, actores, intelectuales…este bailaor ha llegado a un público muy muy selecto. Es un grande, sin duda.”

Mi opinión es que eso es muy importante. Se nos mueren los mejores y corremos riesgo de volver al gueto, a la noche, a los señoritos, a las juergas… no sé, lo mismo no.

“En el flamenco hay mucha precariedad. En esto me gustaría que estuviera aquí conversando con nosotros mi marido, que analiza mucho el movimiento social, cultural del flamenco… pero la gente que ha hecho flamenco nunca ha tenido base cultural. Nunca. Y sigue siendo así.”

“En el flamenco no se ha pasado de sexto-octavo de EGB. O eres un genio como Israel o estás desvalido. Y no hay solidaridad profesional en el flamenco, si uno gana veinte y yo puedo ganar quince le quito el curro a este”

No, tú la tienes

“En las giras se reían de mí porque llevaba un libro en la maleta, o era vegetariana, o no bebía, o sabía inglés…y lo que yo hago es súper normal. No soy una excéntrica. En el flamenco no se ha pasado de sexto-octavo de EGB. O eres un genio como Israel o estás desvalido. Y no hay solidaridad profesional en el flamenco, si uno gana veinte y yo puedo ganar quince le quito el curro a este. No hay solidaridad en ningún aspecto dentro del mundo flamenco. Eso nos perjudica en momentos como estos.”

Háblame de Israel Galván, un género de baile en sí mismo. Háblame que te veo con ganas

“Es un genio. No sólo técnicamente es muy superior al resto. Sus conceptos, sus universos. “Lo Real” es su obra maestra, y trabajar con él fue un lujo. Me transformó el cuerpo, la cabeza. Vi por qué hacía las cosas, cómo idea la música, coreográficamente. Que esté a tu lado te transforma. Tiene una cabeza privilegiada y ha cambiado mi forma de ensayar, de concebir el baile.

Pero también te digo que hay gente que le ha dicho en Sevilla que está loco, pero profesionales, ojo. Puede que le pase a él como a Morente. Es muy abstracto. Te habla del Holocausto pero no hace ni representa ninguna obviedad. Y si es flamenco o no, me da igual. Siempre se ha puesto a parir a la gente que ha sacado los pies del plato. Marchena, Morente, etc.”

Proyectos de Belén Maya

“Me gustaría seguir trabajando con Israel. Estoy también con un proyecto de danza-teatro pequeño. Vamos a hacer un “Hamlet según Ofelia”, porque me gusta mucho el personaje de Ofelia y el salto de la cordura a la locura. Además quiero hablar, contar cosas en el escenario. Me cuesta mucho pero trataré de hacerlo.

Proyectos con el “Niño de Elche”, un cantaor que me encanta, un prodigio y hace unas cosas increíbles.

También estaré en la inauguración de la Bienal, homenaje a Morente, además de “Los Invitados”, así que tendremos que ponernos las pilas.”

chalaura-entrevistas-belen-maya-01

2 thoughts on “Entrevista a Belén Maya

  1. Felicidades al entrevistador y a la entrevistada y qué fotos !… Tengo especial cariño y admiración a Belén, tanto por su forma de ser,como por su extraordinaria forma de bailar,esto, independientemente del cariño y amistad que tuve el privilegio de compartir con su madre y su padre.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *