«EL CANTE PURO DEBE SALIR ESPONTÁNEAMENTE»

Último miembro de una dinastía de solera, quedamos con Fernando Segovia Cortés, “Fernando Canela” (San Roque, Cádiz. 1985). Hijo del mítico “Canela de San Roque”. Cantaor jovencísimo del que supimos gracias a los amigos del Círculo Flamenco de Madrid, que no sólo apoyan el flamenco minoritario, sino que además tienen buenos ojeadores que bucean en la cantera. Habrá que seguir de cerca la carrera de este joven valor.

Por Pablo San Nicasio Ramos  @pablosannicasio


Qué tal en el Círculo Flamenco de Madrid?

“Muy a gusto, la verdad, con gran conocimiento y respeto por parte de todos”.

Fue a través de Carlos [Martín Ballester, presidente del Círculo Flamenco de Madrid) como di contigo. Un descubrimiento

“La verdad es que hacen una gran labor. Mucho cariño por su parte. Hicimos soleá, seguiriya, bulerías y fandangos”.

Allí no gusta la ohana…

“Cierto. Ponen el flamenco puro en valor y eso va conmigo”.

¿Cuántos hermanos sois?

“Somos seis. De los que cuatro somos varones y dos de ellos nos dedicamos al cante profesionalmente. El resto, tanto hermanos como hermanas saben mucho de flamenco pero no se dedican a ello”.

No teníamos muchas noticias tuyas, la verdad

“Pero llevo mucho en esto realmente, aunque he tenido etapas. Cuando murió Camarón se hizo un evento flamenco en mi pueblo, en San Roque y vino Juan Antonio Muñoz y salí a cantar. Tenía yo siete años. A los dos años vino mi padre a la peña de Aranjuez y volví a cantar, vine con él y canté por soleá, por fandangos… luego pasó mi padre por Casa Patas y volví a salir. Me salía de dentro y no tenía el sentido de la responsabilidad de después. También en el programa “Veo Veo” gané un premio… empecé a hacer cosas por la provincia. En Jerez, en Barbate… pero lo cierto es que empecé a estudiar y lo dejé aparcado. Sobre todo en el sentido de salir yo a cantar. Pero ir con mi padre o con mi hermano no lo dejé nunca”.

¿Quería tu padre que cantaras realmente?

“En Barakaldo, un día mi padre me presentó, cuando iba en su grupo, y dijo: “Aquí está mi hijo Fernando que está estudiando empresariales y no quiero que sea artista”. Pero cuando me escuchaba cantar le gustaba mucho. Mi padre no veía nada mal mi afición al cante, al contrario”.

O sea, que empresariales. Un flamenco licenciado en empresariales. Pues hay cosas que hacer y arreglar

“Ya he trabajado como tal. Pero el cante me ha tirado más, lo llevo dentro. Me hace mucha más ilusión. Los estudios son importantes. Pero quiero dedicarme al cante. De momento el cante no me da para vivir, así que es mi obligación tener a mano otras opciones”.

¿Te costó estudiar?

“No, luego hasta hice un grado superior de integración social. No me quedé sólo en la carrera. He pensado compatibilizar ambas carreras. Porque nunca se sabe. Desde luego hay cosas en el flamenco que sí, están obsoletas, hay que darle otro enfoque”.

«Estudiar una carrera y vivir el cante flamenco es algo normal. Creo que debe ser así»

fernando-canela-chalaura-entrevista-02

Fíjate, ahora entiendo más que el Círculo Flamenco te llame. Haces compatible el flamenco ortodoxo con una actitud nueva, con los tiempos actuales

“Ellos quieren conservar la pureza, pero con otro aire. El círculo es abierto, no tan recio”.

Hay gente que ve incompatible estudiar a fondo con la esencia flamenca

“Para mí no lo es. Y lo he vivido en casa desde que nací. A mí nadie me ha impedido los estudios ni me ha obligado el cante. Pero me gusta tanto el cante que mi novia dice que estoy obsesionado. Estudiar una carrera y vivir el cante flamenco es algo normal. Creo que debe ser así”.

Imagino que tus influencias flamencas serán las que han pasado por casa

“Sí. Mairena, Tomás, Pastora, Talega, Perrate, Camarón… mi casa además está influenciada por Camarón porque era íntimo de mi padre desde que vivía en la Línea a mitad de los setenta. Tengo grabaciones de Camarón en mi casa, en vídeo y audio con mi padre tocando y cantando por soleá. Pero mi padre y todos sabemos que eso de casa no va a salir. Camarón venía de una forma totalmente normal. Y se iba a un cuarto que tenía mi padre en casa a tocar, a grabar, a escuchar…”

Estamos en el hotel donde se alojó la última vez que vino a Madrid

“Te voy a contar una anécdota. Una vez mi padre iba a cantar a la peña del Pozo de las Penas de Los Palacios, en Sevilla. Y Camarón fue con él, sólo por estar allí, sin más. Pero en los ensayos con el guitarrista que había allí no se encontraba. Y Camarón le pidió la guitarra. Esa noche Camarón le tocó la guitarra a mi padre. Toda la actuación. De aquello puede que haya grabaciones, pero aún no hemos dado con ellas. El Mistela, el bailaor, estaba allí siendo un niño y se acuerda de ello. Porque salió a bailar un ratito y cuando le vemos alguna que otra vez nos lo dice. Se acuerda perfectamente de aquella noche”.

Pero Camarón ¿También como influencia cantaora?

“Sí, claro. Él fue un genio y siempre se cogen cosas. Pero ya digo que Mairena, Tomás Pavón, eso es lo que más me marca”.

También pensaba que me hablarías de algún artista de la bahía de Algeciras

“En el Campo de Gibraltar hay muy buenos cantaores. Pero mis influencias son más sevillanas y gaditanas. En San Roque tenemos un cante diferente. Por bulerías encajamos el cante de una manera peculiar. Es una forma más sevillana, con ecos jerezanos, pero San Roque tiene una valentía en el cante diferente y se juega más con el compás”.

«San Roque tiene una valentía en el cante por bulerías diferente y se juega más con el compás”

fernando-canela-chalaura-entrevista-03

Me has hablado de cantaores, sobre todo, fallecidos ¿Ahora no se canta como a ti te atrae?

“Actualmente hay jóvenes y no tanto que me gustan. Pero sí que es verdad que el flamenco más puro, más genuino, hoy está falto de personalidad, originalidad. Puede ser porque se le da más importancia a la preparación del evento. Tanto por el cantaor como el acompañante. Se prepara cada estilo, cada corte, cada falseta. Y creo que el flamenco puro no debe aderezarse de tanta técnica y dejar un poco más de sitio a la inspiración. El cante debe salir espontáneamente. Si no es así siempre suena todo igual, como un disco. Y el cante nace del momento”.

¿Estamos en los albores de tu primer disco?

“Estamos en ello. De momento tenemos un EP de cuatro temas, cuatro cantes como avance para programadores y luego llegará el disco. Pero de momento este EP del que te hablo queremos presentarlo en la comarca del Campo de Gibraltar y luego se verá”.

¿Dejarás de lado tu labor de coro, palmas… con tu hermano?

“No, en absoluto, tengo en mente seguir con todo lo relacionado con el flamenco”.

¿Qué te diferencia de tu hermano y tu padre?

“Soy diferente. De hecho en casa, seamos o no profesionales, todos los hermanos tenemos visión del flamenco propias. Dentro de la pureza. Mi padre nos puso delante la baraja y hemos cogido cada uno caminos, cartas y estilos diferentes. Como digo dentro de la ortodoxia. Hemos escuchado mucho, por nuestra cuenta y en casa, por supuesto. Ahí hemos tenido mucho flamenco a nuestra disposición”.

¿Era exigente tu padre?

“Nos daba consejos, lo teníamos a todas horas, el flamenco siempre ha fluido. Y si nos tenía que decir que algo no valía nada nos lo decía. No se casaba con nadie, ni con nosotros. Eso sí, nunca nos obligaba a escuchar o desvivirnos por esto. Quizá por eso nos gustó tanto. Además la fiesta podía surgir en cualquier momento, eso sólo pasa en el flamenco”.

@chalauracom

 

 

 

 

One thought on “Entrevista a Fernando Canela

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *