El disco de debut del cantaor almeriense José Salinas es una oda a la tierra que le vio nacer. Algo que se consigue a base de sonidos luminosamente flamencos, morunos y quejíos cercanos a los “soníos negros” tan reverenciados en otras latitudes andaluzas.

Parte de todo ello se encuentra en este disco, trabajo de ocho cantes que lleva la capitanía a partes iguales del cantaor protagonista y del multiinstrumentista El Amir, un verdadero fenómeno de nuestro tiempo en eso de manejar cordófonos.

 Con un fuerte predominio del compás en la mayoría del disco (una tarantita o un cantecito libre de la zona levantina tampoco hubiera estado mal, creemos) las notas más destacadas las situamos en la segunda parte del álbum, donde una original guajira y la milonga de Marchena que tan bien inmortalizara Morente, quedan aquí situadas en una notable versión.

Timbre oscuro, casi de fragua y carbón, el cante de José Salinas se forjó en el Madrid flamenco, tierra que le catapultó a compañías, viajes y personas, sensaciones y conocimientos que pone sobre la mesa del disco que nos ocupa. Buena carta de presentación que esperamos se reproduzca en escenarios y afanes sucesivos.

“Tierra de Luz” acoge a músicos bien conocidos por los flamencos. Caso de Raúl Márquez, Kike Terrón, Josemi Garzón, Pedro Esparza, Pablo Martín Jones, Oliver Sierra… y repetimos, el increíble talento de El Amir, un caballo ganador de nuestros días.

 

 

chalaura-cabecera-jose-salinas-01